Ocho pueblos al borde del precipicio


Masca. Tenerife

Situada en el noroeste de la isla, al pie de los Montes de Teno, el acceso a Masca se realiza por sinuosas carreteras a través de los barrancos que la encierran. Sus casas cuelgan de las estrechas crestas de sus espectaculares formaciones rocosas y las vistas a la pequeña y resguardada bahía de Masca, antigua guarida de piratas, son excepcionales.

Azenhas do Mar. Portugal

En el municipio de Sintra se erige este emplazamiento que aúna playa, un pequeño pueblo marinero aupado en las rocas y unas vistas singulares del Atlántico infinito. Está situado a unos 16 kilómetros de los grandes atractivos de Sintra, como el Palacio da Pena o la Quinta da Regaleira.

Cuenca

Encaramadas a la cornisa de la roca sobre la hoz del Huécar, las Casas Colgadas son símbolo indiscutible de Cuenca. Realizadas en mampostería, con sillares en las esquinas y asentadas en ménsulas, se asoman al río desde sus balcones de madera voladizos sobre el acantilado. Del conjunto de estas casas sólo tres son visitables: la casa de la Sirena que aloja un mesón donde degustar la tradicional cocina manchega y las Casas del Rey que albergan el museo de arte abstracto.

Castellfollit de la Roca. Girona

Sobre un espectacular risco basáltico de 50 metros de altura y más de un kilómetros de longitud se asienta esta pequeña población de apenas mil habitantes. Desde el extremo del pueblo las vistas son asombrosas con los valles de los ríos Fluvià y Toronell que confluyen en la quilla del precipicio. Los orígenes de Castellfollit datan del siglo XI.

Rocamadour. Francia

La ciudad se aferra al acantilado en una superposición de casas que culmina en el castillo situado sobre un precipicio, a 150 metros de altura y en cuyo fondo serpentea el río Alzou. El santuario de Rocamadour, con más de mil años de historia, es meca de peregrinación con la basílica San Salvador y la cripta San Amador, declaradas Patrimonio Mundial, a las que se accede a través de los 216 peldaños de la escalinata de los peregrinos.

Oia. Santorini. Grecia

Situada a 150 metros sobre el mar, en una cornisa volcánica, su visión enamora a primera vista. Las cúpulas azules de las iglesias ortodoxas, el blanco impoluto de sus casas, el laberinto que crean sus calles y terrazas son un imán para el viajero. En 1956 la ciudad fue casi arrasada por un terremoto y posteriormente reconstruida con todo su esplendor. A los pies del acantilado se halla Armeni, el pequeño puerto de Oia. No perderse la puesta de sol.

Categorías:Inicio, RankingEtiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: