La hora del té en Londres


378_1_londres_1

Bajo estricta puntualidad británica, no hay viaje a Londres en el que no disfrute del tradicional té de las cinco, un evento más social que gastronómico que no deja de reinventarse. El siempre ceremonial acto vespertino sigue siendo uno de los mayores atractivos de la capital británica. Y es que sí, hervir el agua, añadir la leche y el azúcar y acompañarlo de pequeños bocados dulces y salados tiene algo de seductor.

Prêt-à-Porter en el hotel Berkeley: nuestra primera parada se sitúa en el lujoso hotel Berkeley, que se propuso, con un éxito asombroso, modernizar uno de los actos más british de Londres mezclando el concepto más social delcostumbrismo británico con las colecciones de moda actuales. Diseñadores como Oscar de la Renta, McQueen o Prada añaden el toque creativo a los elementos clásicos del tradicional té inglés, donde las tartas y los pasteles se asemejan a los últimos diseños de pasarela de sus creadores. Galletas que son zapatos de Manolo Blahnik o una bavarois que simula un diseño de De la Renta. El té más fashionista de Londres no es barato, ronda los 45€ por persona, unos 60€ si se le añade una copa de champán Laurent-Perrier pero, ya lo decía Coco Chanel, “no es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase”.

300 años de historia en Fortnum & Mason: tres siglos, que se dice pronto, son los que Fortnum & Mason lleva abasteciendo a la ciudad de Londres, y gran parte de Reino Unido, de té de una extraordinaria calidad. Y un algo menos, exactamente desde 1926, que esta famosa tienda de comestibles se transformó en uno de los almacenes comerciales más importantes de la capital británica, con un restaurante donde se cumple con precisión británica la tradición de tomar el té acompañada de delicados sándwiches y exquisito pasteles en el 181 de Picadilly. El precio ronda los 50€ si probamos el menú del 60º aniversario de la Coronación de Su Majestad la Reina Elizabeth II, servido, por supuesto, con una selección de tés propios de Fortnum & Mason.

Té victoriano en el hotel Langham: uno de mis hoteles preferidos acoge también, por supuesto, uno de mis propuestas preferidas para disfrutar el té de las cinco. Este espectacular hotel de lujo en Londres cuenta con más de 140 años de historia y ha sido testigo silencioso de las aventuras de personajes como Oscar Wilde o Mark Twain. Nuestra mesa está reservada en el deslumbrante Palm Court, justo en el centro del hotel. Aquí podemos disfrutar de una extensa carta de champanes y de un ambiente típicamente británico venido a más, de esos refinados sin resultar casposos. Tomar un rico té acompañado de bocados dulces y salados con unas notas de jazz al piano es la propuesta del Palm Court por poco más de 45€.

Fuente: Guias lonely planet. es

Categorías:Destinos, InicioEtiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: